Si todo es una ilusión: lo que pasa, tu enfado, esta vida…
Relájate y disfruta del amor: del tuyo, del mío…
Del universo experimentando sobre si mismo,
esa es la ilusión: abrázala, traspásala,
no resistas… y ríndete, ámala.

Abrázate, ámate…

En cuanto a los demás simplemente
los necesitamos para avanzar.
Lo único que se puede hacer es mostrar y
los demás, si entienden y quieren,
tomarán y si no, es su responsabilidad,
sigue tu camino, que más te da!
¡La única recompensa está en tener la conciencia tranquila!
se hace lo que se puede y lo que no… ¡allá quién sea!

Abrázate, ámate…

Y recuerda que puede que esta vida no tenga sentido
y si así fuera: vívela en todos los sentidos,
ya que de momento, vida
sólo hay una, valiosa y preciosa,
como tú: valios@, precios@.

Namasté.

 

Los Momentos Mágicos de Storyly