“La matriz nos vende la ilusión de pasar del pasado al futuro cuando realmente no vamos a ninguna parte. El tiempo es uno de los métodos más eficaces de esclavizarnos. La unidad es atemporal y si nos sintonizamos al engaño del paso del tiempo nos desconectamos de la conciencia del Infinito.

¿Cómo puede usted conectarse con alguien que está quieto cuando usted se precipita por delante de ellos en un coche deportivo en su camino de la sala de trabajo al cementerio? Oye, mira, ahí está la Unidad. Ziiiiiiiouuuuuu… mierda, me lo perdí – y a ella.”

DAVID ICKE

Algo que ayuda a entender el tiempo en nuestra existencia es mirándolo en forma de espiral.


Cada línea es una parte de nuestra polifacética vida que se desarrolla a la vez con otras para final mente converger lejos de dónde empiezan, creando así  la realidad del momento y nuevos puntos de partida que se proyectaran hacia el infinito de la misma forma descrita.

Sabemos que hay maneras de “modificar” el pasado, más bien nuestra percepción ante él y por lo tanto cambiar maneras “programadas” de actuar por su incidencia en la realidad actual.

Cada actuación encierra toda vivencia pasada.

Ahora haz un ejercicio visual: mezcla las dos imágenes, del mapa en 2D convierte cada línea en la imagen de abajo (supuesta 3D) ¿complicado? Si lo has logrado, ahora tienes un gráfico representativo  de la realidad. La realidad es algo más que el aquí y ahora.

Vamos a añadir un poco más de sal.

Todos  estamos conectados, ¿si? ¿cómo? Bien, tenemos un cuerpo físico y otro etérico, del segundo surgen los chakras o centros de energía vital.

Cada uno está corresponde a unos órganos del cuerpo y a unas emociones, como se puede apreciar en el dibujo, estos centros no dejan de fluir tanto por delante como por detrás. Vamos a completar este dibujo con el del doble toroide de Nassim Haramein. Visualiza cada chakra de esta forma.

Superpón las imágenes, la de la derecha redúcela y multiplícala por 7, colócala a la altura de cada chakra. Observa cómo se entrelaza la energía e información.

Reconoce que si esta energía e información que nos acompaña pululando a nuestro alrededor, está interactuando continuamente con las energías e informaciones de cada uno de los chakras y de los de otras personas… tanto sus vivencias como las tuyas se mezclan.

Aquí aparece también la conexión con el subconsciente colectivo. ¿Aquí y Ahora? ¿De quién? Aún con todo es de uno mismo con toda la carga que supone como he explicado.

La matriz espacio-temporal en la que vivimos es más compleja de lo que creemos. Para poder salir de ella debemos romper toda conexión creada a la misma.

Y suma y sigue… a todo esto aplícale el frenético ritmo del día a día. ¿Qué te parece? ¿Es posible el no tiempo a este ritmo? ¿Es posible practicar el UNO con el espacio, cuando estamos literalmente enredados en él? ¿Es posible reconectarnos conscientemente con la UNIDAD?

El primer paso lo hemos dado: descifrar el galimatías.

El segundo debe salir de ti: practicar la consciencia.

¡Si hay más pasos los descubriremos por el camino!

Los Momentos Mágicos de Storyly